Actividad1.- Poner a la niña o niño boca abajo. El adulto se pondrá a su lado y le llamará para que ruede hacia él, tirando suavemente de sus brazos.

2.- Poner a la niña o niño boca arriba junto a un espejo grande de la pared. Llamar la atención para que fije la mirada en su imagen reflejada e intentar que dé la vuelta para tocarse en el espejo.

3.- Dejar diferentes juguetes alrededor del niño para que se voltee al intentar alcanzarlos.

Consejo:

En éstas, como en todas las actividades, si el adulto observa ansiedad en la niña o niño porque no consigue realizar aquello que se propone, debe prestarle ayuda de inmediato y pasar a otra actividad en la que se sienta más relajado. El ejercicio no realizado puede intentarse en otro momento. Esta, igual que todas las actividades, deben ser juegos placenteros para la niña o niño y para el adulto.

Masajes: 1.- Desde la parte de atrás de las orejas se desplazan lentamente las manos hasta la barbilla y se continúa acariciando las mandíbulas, desde la barbilla hasta los lóbulos de las orejas, para terminar de nuevo detrás de las orejas. 2.- Comenzar en el centro del cuello, debajo de la barbilla, y lentamente dirigirse hacia los hombros volviendo al centro del cuello. Repetir de 4 a 5 veces. 3.- Con la mano derecha sobre el pecho desplazar por el abdomen hasta el muslo derecho, antes de levantar esta mano del cuerpo, colocar la mano izquierda sobre el pecho y seguir la misma trayectoria hasta el muslo izquierdo. 4.- Sujetar el pie situando los pulgares en el centro de la planta y desplazarlos hacia los lados volviendo al centro, repetir varias veces. Realizar el mismo ejercicio con el otro pie.