Actividad 1.- Poner al niño o niña de pie, sujeto por las caderas o por la cintura y decirle “vamos a caminar”, al mismo tiempo que se van provocando movimientos alternativos para que vaya dando correctamente pasitos.

2.- Estando de pie, sujeto por las axilas para que de pasitos, elevarlo ligeramente por una axila para que apoye su peso en el otro pie y libere el otro pie hacia delante. Actuar del mismo modo alternando los pies.

3.- Estando el niño o niña de pie, y el adulto agachado frente a él, agarrar sus brazos por las muñecas y antebrazos y elevarlas al nivel de los hombros tirando suavemente para animarle a dar pasitos hacia delante.

4.- Con el niño o niña de pie sujeto a un mueble, poner un juguete fuera de su alcance de forma que tenga que dar un paso para tomarlo. Ir aumentando la distancia entre el objeto y el niño o niña progresivamente.

5.- Poner dos mesas o dos sillas estables separadas medio metro entre si, con el niño o niña de pie sujeto a uno de los muebles, animarle a pasar al otro colocando un objeto que le guste. Ir separando progresivamente la distancia en los dos muebles.

6.- Junto con otro adulto. Situarse uno frente a otro y colocar al niño o niña de pie con la espalda apoyada en las piernas de uno de ellos. El otro extiende sus brazos pidiendo al niño o niña que camine hacia él. Reforzar los intentos y pequeños logros.

7.- Poner al niño o niña entre dos bastones, barras o muebles paralelos, hacer que se agarre y, situándose el adulto frente a él, animarle para que se desplace caminando agarrado.

Consejo:

a.- Empezar a caminar es un logro que requiere mucha energía y concentración por parte del niño o niña.. Precisa mucha ejercitación pero no hay que forzar el ritmo de adquisición de la marcha.

b.- La distancia inicial de separación entre dos apoyos para que se desplace no será mayor de un metro y se ampliará a medida que el niño o niña adquiera seguridad y confianza.

c.- Debe cuidarse de forma especial que el niño o niña no sufra caídas que puedan provocar miedo a continuar la marcha.

Masajes: 1.- Desde la parte de atrás de las orejas se desplazan lentamente las manos hasta la barbilla y se continúa acariciando las mandíbulas, desde la barbilla hasta los lóbulos de las orejas, para terminar de nuevo detrás de las orejas. 2.- Comenzar en el centro del cuello, debajo de la barbilla, y lentamente dirigirse hacia los hombros volviendo al centro del cuello. Repetir de 4 a 5 veces. 3.- Con la mano derecha sobre el pecho desplazar por el abdomen hasta el muslo derecho, antes de levantar esta mano del cuerpo, colocar la mano izquierda sobre el pecho y seguir la misma trayectoria hasta el muslo izquierdo. 4.- Boca abajo, situar las manos a los lados de la columna vertebral y deslizarlas lentamente desde la nuca hasta los tobillos. Repetir varias veces empezando siempre desde la nuca. 5.- Agarrar el brazo desde el hombro, con una mano hacia cada lado y girar las manos en sentido contrario hacia la muñeca. Repetir con el otro brazo. 6.- Sujetar el pie situando los pulgares en el centro de la planta y desplazarlos hacia los lados volviendo al centro, repetir varias veces. Realizar el mismo ejercicio con el otro pie.