Actividad1.- El adulto, emite sonidos consonante-vocal poniendo sus labios sobre un globo inflado. El niño o niña percibirá las vibraciones del sonido a través del globo que se coloca sobre su frente, mejilla, oreja o labios.

2.- Mostrar diferentes animales de peluche y repetir las onomatopeyas correspondientes.

3.- Con marionetas y títeres cantaremos canciones y dramatizaremos diálogos cortos. Estimulando al niño o la niña para que repita algunas palabras cortas.

4.- Jugar a hablar por teléfono y aprovechar para que el niño o la niña emita cadenas de sonidos consonante-vocal.

5.- Enseñar diferentes objetos (que su nombre sea sencillo) e irle diciendo cómo se llaman. Después intentar que lo repita cuando señale el objeto que desea.

Consejo:

1.- El mejor modo de estimular el lenguaje expresivo y comprensivo del niño o la niña es hablándole mucho, de forma clara y concisa, permitiendo que vea el movimiento de los labios del adulto. Utilizar muchas frases interrogativas y exclamativas, para que perciba los ritmos y entonaciones.

2.- Cuando emita sonidos de cualquier tipo, el adulto puede imitarlos y demostrar alegría para reforzar los intentos del niño o la niña.

Masajes: 1.- Desde la parte de atrás de las orejas se desplazan lentamente las manos hasta la barbilla y se continúa acariciando las mandíbulas, desde la barbilla hasta los lóbulos de las orejas, para terminar de nuevo detrás de las orejas. 2.- Comenzar en el centro del cuello, debajo de la barbilla, y lentamente dirigirse hacia los hombros volviendo al centro del cuello. Repetir de 4 a 5 veces. 3.- Con la mano derecha sobre el pecho desplazar por el abdomen hasta el muslo derecho, antes de levantar esta mano del cuerpo, colocar la mano izquierda sobre el pecho y seguir la misma trayectoria hasta el muslo izquierdo. 4.- Sujetar el pie situando los pulgares en el centro de la planta y desplazarlos hacia los lados volviendo al centro, repetir varias veces. Realizar el mismo ejercicio con el otro pie.