Actividad1.- Colocar una pelota de playa bajo el vientre de la niña o niño. Agarrarle firme por los pies y dejarle caer suavemente para que tenga que apoyar las manos y levantar la cabeza.

2.- Con música de fondo, bailar con la niña o niño en brazos al ritmo de la música. Bajarlo de vez en cuando de manera que los pies toquen el suelo y en esta posición hacer movimientos hacia delante y hacia atrás.

3.- El adulto sienta a la niña y niño de manera que los rostros estén frente a frente. Elevarlo suavemente hasta la altura de sus ojos y volverlo a bajar. Repetir cinco veces este ejercicio.

4.- El adulto se sienta en una mecedora con la niña o niño y le canta canciones mientras se balancean.

Masajes: 1.-Estimular el desarrollo de los músculos de la mano si sujetamos con las dos manos de la niña o niño por la muñeca. Con un pulgar el adulto acaricia la palma presionando con suavidad mientras el otro pulgar separa los dedos y los acaricia desde la base de la mano hacia las yemas. 2.- Cuando la niña o niño esté acostado boca abajo, con las piernas estiradas, el adulto agarra por encima de los tobillos y levanta las piernas y parte del tronco. Los hombros y la cabeza no deben moverse. 3.- Cuando esté acostado boca arriba, sujetar con firmeza y suavidad por las rodillas estirándolas y las lleva hacia el pecho bajándolas después a la posición original. 4.- En la misma posición, se colocan juntas las plantas de los pies con las rodillas abiertas (postura de rana) y sujetas por los tobillos y pies se elevan hasta acercarlos a la cara del bebé. Con estos últimos ejercicios favorecemos la evolución motora y fortalecemos los músculos de piernas y caderas.