Actividad 1.- Ofrecerle a la niña o niño cubo u otros objetos que sean fáciles de tomar con ambas manos y pueda explorar con las manos y los ojos los diversos objetos.

2.- Colocar en un tubo transparente pelotas de colores y tapar el tubo. La niña o niño moverá el tubo y le dará vueltas para que las pelotas rueden de un extremo a otro y para que vayan hacia delante y hacia atrás.

3.- Ofrecerle algunos objetos de goma sonoros. Pronto descubrirá, que al apretarlos, emiten diversos sonidos. Es preferible usar los juguetes de goma blandos, ya que al presionarles, cambiarán también de forma.

4.- Ofrecerle a la niña o niño un pañal, una toalla o una pieza de ropa. Él lo arrugará, extenderá y buscará otros medios de entretenerse con ellos.

5.- Preparar tres objetos duros (pelota, un trozo de madera y un vaso) y tres blandos (esponja, bola de algodón, telas). Ofrecérselos alternándolos para que experimente con el tacto, siempre con cuidado de que no lleve a la boca los que pueden representar algún peligro.

6.- Invitarlo a que toque los objetos que el adulto utiliza en su quehacer diario (cacerolas, alimentos, paños de limpieza, etc.) nombrar los objetos cuando la niña o niño los explora.

7.- Colocar en frascos diferentes aromas (canela, limón, vainilla, vinagre, el perfume de mamá, el de papá, etc.). Acercar cada frasco a la niña o niño para que pueda oler los diferentes aromas. También puede ponerse un poquito de cada aroma en un algodón.

Masajes: 1.- Cuando la niña o niño estén acostado, sujetar la cadera de un lado mientras con la otra mano flexiona la pierna del lado opuesto y la pasa sobre la pierna estirada. Ayudar a liberar el brazo si queda debajo del cuerpo. Realizar el ejercicio cambiando el lado hacia el que se realiza el volteo. 2.- En la misma posición anterior sujetar por el tobillo la pierna estirada de un lado y el antebrazo del lado opuesto. Flexionar la pierna hasta el vientre al mismo tiempo que se estira el brazo con suavidad al lado de la cabeza. Repetir con el otro brazo y la otra pierna. Esto ayuda a fomentar el desarrollo de los músculos para comenzar con la etapa del gateo. 3.- Cuando Con el niño o niña esté acostado boca abajo, colocar las dos manos sobre la espalda y, una después de la otra, bajar desde los omóplatos hasta el las nalgas, subiendo y bajando. 4.- Cuando la niña o niño esté acostado boca arriba, colocar la mano sobre el pecho y describir círculos amplios del centro hacia fuera, ejerciendo mayor presión en la zona cercana al esternón para estimular las defensas del organismo. 5.-En la misma posición anterior, las manos se sitúan en el pecho y, una detrás de otra, van bajando hasta el vientre, siempre de arriba abajo. Reforzamos con este ejercicio el aparato digestivo y aliviamos los cólicos presionando con suavidad la tripa.