Actividad 1.- Introducir pulseras o anillas en las muñecas y tobillos del niño o niña para que las saque. A medida que lo vaya haciendo, ir subiéndolas hasta que lleguen al hombro y muslos del niño o niña.

2.- Del mismo modo cuando al ponerle, pantalones o calcetines decirle, “mete el pie”, reforzando los movimientos correctos y prestándole la ayuda que necesite en las primeras ocasiones.

3.- Cuando se le vaya a desvestir decirle siempre “saca la mano” o “saca el pie”, reforzando si presta alguna cooperación, si no lo hace, darle ayuda dirigiendo el movimiento correcto, poco a poco, colaborará encantado en este tipo de actividades.

Consejo:

Pretendemos que el niño participe activamente en las rutinas diarias. La colaboración primaria al vestirle o desvestirle le ayuda a controlar mejor las cosas que suceden a su alrededor, al margen de favorecer su autonomía y estimular el resto de dimensiones educativas.

Masajes: 1.-Colocar las manos a los lados del cuello, con los pulgares acariciar desde los labios hacia los lados de 2 a 4 veces. 2.-Subir con los pulgares desde la punta de la nariz hasta el puente y bajar por los lados de la nariz hasta las comisuras de los labios. 3.- Con una mano acariciar desde el hombro derecho al izquierdo, allí cambiar de mano y deslizarla hasta el hombro derecho. 4.-Acostado boca abajo colocar una mano sobre el hombro izquierdo y la otra bajo el brazo derecho acariciando con las dos manos en sentido contrario, mientras se avanza desde el cuello hasta las nalgas y luego subiendo hasta el cuello. En todo momento las manos deben estar en contacto con el cuerpo. 5.-En la misma posición anterior, con los dos pulgares describir círculos pequeños en sentido contrario a las agujas del reloj, desde la nuca hasta los talones. 6.-Sujetar la mano del niño o niña con las dos del adulto. Con el pulgar presionar suavemente la palma mientras el otro pulgar abre los dedos y los va acariciando uno a uno, desde la palma hasta la yema del dedo. Cerrar los dedos en puño y abrirlos de nuevo. Repetir con la otra mano. 7.- Sujetar con una mano la pierna por el tobillo formando un ángulo recto con el tronco. Con la otra mano acariciar desde el muslo hasta el tobillo, una vez allí cambiar la mano que sujeta el tobillo y con la que queda libre realizar el mismo masaje. Repetir con la otra pierna cuidando de que en todo momento las manos del adulto estén en contacto con el cuerpo del niño o niña. 8.-Sujetar el pie situando los pulgares en el centro de la planta y desplazarlos desde el centro hasta los dedos y desde allí hacia el centro de nuevo. Repetir con el otro pie. 9.-Acariciar cada dedo del pie desde la base hasta la punta. Repetir con el otro pie.