Actividad 1.- Jugar “a la carretilla”: estando el niño o niña boca abajo. Levantar el cuerpo sujetándole por la cintura e incitarle a que se desplace por medio de las manos. Hacer hincapié en que su cuerpo vaya apoyándose alternativamente en una y otra mano.

2.- Estando en posición de gateo, el adulto se coloca frente al niño o niña con la misma postura. Con los dos en esta posición, el adulto coge la mano derecha del niño o la niña, la adelanta hacia su cuerpo y la sujeta abierta en el suelo mientras con la mano libre adelanta la mano izquierda del niño o niña ejerciendo una pequeña tracción para que desplace el cuerpo.

3.- En posición de gateo, animarle a desplazarse. El adulto le ayuda colocando un brazo hacia delante y empujando con suavidad la pierna opuesta a la altura de la rodilla. Ir retirando la ayuda progresivamente.

4.- Gatear bajando una pendiente o un plano inclinado y ayudarle para que los suba con el mismo desplazamiento.

5.- Juego de “perseguir a 4 patas”. El adulto seguirá al niño o niña gateando. El niño o niña tratará de gatear lo más deprisa posible. Asegurarse de que esta actividad no le provoca ansiedad o nerviosismo.

6.- Jugar al perrito. Imitar a los perros cuando andan, corren y saltan. Realizar la misma actividad imitando a otros animales.

7.- Gatear entre los obstáculos que se han colocado previamente.

8.- Gatear por debajo de obstáculos u objetos: sillas, mesas, puentes, etc.

9.- Ayudarle a subir dos peldaños de una escalera gateando. Mostrarle el modo de bajarlos arrastrándose sobre el abdomen.

Consejo:

a.- Cuando el niño o niña domina la actividad de arrastrarse sobre el abdomen, evoluciona hacia el gateo, primero sobre manos-antebrazos y rodillas y después se apoya e impulsa sobre las manos y los pies.

b.- Muchos niños y niñas tienen tendencia a gatear en posturas incorrectas, es labor paciente del adulto corregir estas posturas para conseguir el gateo correcto.

c.- Para que los niños y niñas gateen es imprescindible que dispongan de lugares amplios y sin peligros donde no se limiten sus posibilidades de movimiento.

Masajes: 1.- Desde la parte de atrás de las orejas se desplazan lentamente las manos hasta la barbilla y se continúa acariciando las mandíbulas, desde la barbilla hasta los lóbulos de las orejas, para terminar de nuevo detrás de las orejas. 2.- Comenzar en el centro del cuello, debajo de la barbilla, y lentamente dirigirse hacia los hombros volviendo al centro del cuello. Repetir de 4 a 5 veces. 3.- Con la mano derecha sobre el pecho desplazar por el abdomen hasta el muslo derecho, antes de levantar esta mano del cuerpo, colocar la mano izquierda sobre el pecho y seguir la misma trayectoria hasta el muslo izquierdo. 4.- Boca abajo, situar las manos a los lados de la columna vertebral y deslizarlas lentamente desde la nuca hasta los tobillos. Repetir varias veces empezando siempre desde la nuca. 5.- Agarrar el brazo desde el hombro, con una mano hacia cada lado y girar las manos en sentido contrario hacia la muñeca. Repetir con el otro brazo. 6.- Sujetar el pie situando los pulgares en el centro de la planta y desplazarlos hacia los lados volviendo al centro, repetir varias veces. Realizar el mismo ejercicio con el otro pie.