Actividad 1.- Cuando el adulto esté preparando algún alimento a partir de masa, darle un poco al niño o niña y demostrarle la posibilidad de amasarla, estirarla, presionarla, etc.

2.- Ofrecerle varios trozos de tela, por ejemplo los de algún muestrario de las tiendas para que los arrugue, los comprima o los extienda manipulando de maneras diversas.

3.- Dar al niño o niña diferentes tipos de papeles para que lo arrugue y lo estire, siempre con vigilancia atenta del adulto.

4.- Hacer girar una rueda delante del niño o niña y permitir que repita la acción.

5.- Dar al niño o niña un tablero con agujeros para que meta los dedos en éstos. Facilitarle juegos de encaje y cubos de apilar.

6.- Poner a disposición del niño o la niña algunos de los juegos y juguetes educativos que existen en el mercado para su período de edad (de estimulación visual, auditiva, táctil, olfativa, gustativa, de movimiento, etc.) en los ratos de juego libre no programado.

7.- Poner a su alcance juegos en los que tenga que apretar botones, tocar timbres, girar manijas, etc.

8.- Enseñarle a encajar las piezas grandes de construcciones y dejar que manipule con ellas en los ratos de juego libre.

9.- Mostrar la forma de utilizar juguetes de arrastre y dejarlos a su alcance para que juegue con ellos libremente.

10.- Después de que el niño o niña juegue con juguetes o muñecos durante un rato, alternar con otros objetos de uso habitual en casa y que no son juguetes como un cepillo de dientes pequeño sin usar, vasos de un solo uso, recipientes de yogur vacíos y limpios, ollas etc.

Consejo:

a.- Entre los juguetes y objetos que colocamos al alcance del niño o niña dejaremos siempre el peluche, muñeco o cosa por el que muestra una marcada preferencia.

b.- No es conveniente dejar demasiados juguetes a su alcance, es mejor dejar tres o cuatro y cuando se observe que decae el interés por ellos, recogerlos y ofrecer otros tres o cuatro nuevos.

c.- Los juguetes y objetos que estén a disposición de las niñas y niños deben ser apropiados para ellos y siempre con supervisión de un adulto.

Masajes: 1.- Colocar las manos a los lados del cuello, con los pulgares acariciar desde los labios hacia los lados de 2 a 4 veces. 2.- Subir con los pulgares desde la punta de la nariz hasta el puente y bajar por los lados de la nariz hasta las comisuras de los labios. 3.- Con una mano acariciar desde el hombro derecho al izquierdo, allí cambiar de mano y deslizarla hasta el hombro derecho. 4.- Sujetar la mano del niño o niña con las dos del adulto. Con el pulgar presionar suavemente la palma mientras el otro pulgar abre los dedos y los va acariciando uno a uno, desde la palma hasta la yema del dedo. Cerrar los dedos en puño y abrirlos de nuevo. Repetir con la otra mano. 5.- Sujetar con una mano la pierna por el tobillo formando un ángulo recto con el tronco. Con la otra mano acariciar desde el muslo hasta el tobillo, una vez allí cambiar la mano que sujeta el tobillo y con la que queda libre realizar el mismo masaje. Repetir con la otra pierna.