Actividad1.- Con el chupete, movilizar la lengua para llevarla arriba, abajo y hacia ambos lados. Estos ejercicios favorecen la ejercitación de los músculos de la lengua.

2.- El adulto juega produciendo sonidos consonánticos, y coloca la mano de la niña y niño suavemente sobre los órganos activos del adulto: labios, garganta, pecho, etc.

3.- Jugar con la niña o niño haciéndole cosquillas, balanceándole, etc. para provocar que emita diferentes sonidos.

4.- Con un globo inflado el niño o niña pega su oído en la pared del globo y el adulto pega sus labios en el globo, emitiendo los sonidos vocálicos y consonánticos para que capte bien las vibraciones.

5.- Cantar canciones cuyas letras tengan sonidos vocálicos y consonánticos.

Masajes: 1.- Cuando la niña o niño esté acostado boca abajo con las piernas estiradas, coger los brazos por los codos y, estirados hacia delante, colocarlos de manera que las palmas de las manos se toquen con los pulgares hacia arriba. En esta posición la niña o niño levanta la cabeza fortaleciendo los músculos de la nuca, los hombros y la espalda. 2.- Acostado boca arriba estirar las piernas sujetando por encima de los tobillos, después doblarlas sobre el abdomen y volverlas a estirar. Repetir cinco veces con las dos piernas y luego otras tantas alternándolas. Conseguimos con este ejercicio fortalecer los músculos de las piernas y estimular el intestino. 3.- Se acuesta a la niña o niño de espaldas, con el cuerpo bien pegado a la superficie y las rodillas hacia los lados, el adulto agarrando por los tobillos junta las plantas de los pies (los talones, el borde exterior de los pies y los dedos) mientras con los pulgares el adulto acaricia las plantas de los pies hasta los dedos gordos, favoreciendo la formación del arco del pie y los músculos de las piernas.