Actividad 1.- Empezar colocando de vez en cuando al niño o niña de pie, sujeto a una mesa, una silla o a la cama. El tiempo de permanencia en esta postura debe ser muy corto al principio y aumentar de forma progresiva.

2.- Colocar al niño o niña de pie junto a una cama y poner un juguete en su mano. Tiene que sostenerse sin soltarlo y apoyándose solo en la otra mano. Por regla general, resolverá el problema tomando el objeto con ambas manos y apoyando el pecho en la cama.

3.- El adulto se sienta y entre sus piernas pone de pie al niño o niña mientras juegan juntos cantando, haciendo palmas. Ocasionalmente, el adulto separa las piernas un instante para que sostenga su peso y desarrolle el equilibrio necesario.

4.- En posición de pie, apoyado en las manos del adulto, éste tira de él hacia abajo, intentando que se agache, sin llegar a sentarse en el suelo. Luego vuelve a tirar de él hacia arriba.

5.- Mostrar al niño o niña a ponerse de pie cuando está sentado o en posición de gateo, apoyándose en un mueble. Cuando domine esta actividad, indicarle como realizar el cambio de postura apoyándose en la pared. Aumentar progresivamente.

6.- Después de que el niño o niña ha aprendido a ponerse de pie y sostenerse sin riesgo con una sola mano, ofrecerle algún juguete para que lo sostenga en la mano que queda libre.

7.- Estando de pie, apoyado en una silla o mueble bajo, el adulto atrae su atención hacia un juguete que deja en el suelo y pedirá al niño o niña que lo tome. La distancia entre el cuerpo del niño o niña y el juguete será la adecuada para que pueda cogerla sin soltarse del mueble.

8.- Cuando el niño o niña se incorpore en la cuna y quede de pie agarrado a los barrotes, ponerle un juguete que le guste para que se agache y vuelva a hacer lo mismo con una sola mano.

Consejo:

a.- El niño o niña se entusiasma en esta postura, descubre un nuevo ángulo de visión y desea desplazarse caminando de forma alocada en el momento que encuentra un medio de ayudarse como son las manos del adulto, empujando sillas, etc.

b.- Hay que mantener una estrecha vigilancia ya que intentará ponerse en pie sosteniéndose a cualquier mueble o superficie que encuentre y puede caerse a menudo.

Masajes: 1.- Desde la parte de atrás de las orejas se desplazan lentamente las manos hasta la barbilla y se continúa acariciando las mandíbulas, desde la barbilla hasta los lóbulos de las orejas, para terminar de nuevo detrás de las orejas. 2.- Comenzar en el centro del cuello, debajo de la barbilla, y lentamente dirigirse hacia los hombros volviendo al centro del cuello. Repetir de 4 a 5 veces. 3.- Con la mano derecha sobre el pecho desplazar por el abdomen hasta el muslo derecho, antes de levantar esta mano del cuerpo, colocar la mano izquierda sobre el pecho y seguir la misma trayectoria hasta el muslo izquierdo. 4.- Boca abajo, situar las manos a los lados de la columna vertebral y deslizarlas lentamente desde la nuca hasta los tobillos. Repetir varias veces empezando siempre desde la nuca. 5.- Agarrar el brazo desde el hombro, con una mano hacia cada lado y girar las manos en sentido contrario hacia la muñeca. Repetir con el otro brazo. 6.- Sujetar el pie situando los pulgares en el centro de la planta y desplazarlos hacia los lados volviendo al centro, repetir varias veces. Realizar el mismo ejercicio con el otro pie.