Actividad1.- Estando la niña o niño boca arriba, llevarlo a la posición de sentado, lentamente, mediante una ligera tracción sobre sus antebrazos. Es conveniente acompañar esta acción con la orden verbal “arriba”.

2.- Cuando el niño o niña esté acostado boca arriba, realizar la maniobra de tracción anteriormente descrita e ir disminuyendo progresivamente el refuerzo del adulto de modo que la niña o niño sujeto a sus manos vaya realizando el esfuerzo hasta sentarse.

3.- Poner a la niña o niño, a ratos, sentado, en diferentes lugares de la casa, con las piernas extendidas y sujetándolo entre almohadones para que no se caiga. Ofrecerle juguetes en esta postura y permanecer a su lado.

4.- Sentar a la niña o niño sobre una superficie dura con las piernas extendidas en forma de V y las manos en el espacio que queda entre ellas, ayudándole con almohadones o saquitos de arena para que se apoye.

Consejo:

En el quinto mes se puede realizar muchas de las actividades cotidianas con el niño o niña sentado (alimentación, vestirlo o desvestirlo, etc.), cuidaremos siempre de que tenga un apoyo alrededor de la cintura y de que su posición sea lo más erguida posible.

Masajes: 1.-Estimular el desarrollo de los músculos de la mano si sujetamos con las dos manos de la niña o niño por la muñeca. Con un pulgar el adulto acaricia la palma presionando con suavidad mientras el otro pulgar separa los dedos y los acaricia desde la base de la mano hacia las yemas. 2.- Cuando la niña o niño esté acostado boca abajo, con las piernas estiradas, el adulto agarra por encima de los tobillos y levanta las piernas y parte del tronco. Los hombros y la cabeza no deben moverse. 3.- Cuando esté acostado boca arriba, sujetar con firmeza y suavidad por las rodillas estirándolas y las lleva hacia el pecho bajándolas después a la posición original. 4.- En la misma posición, se colocan juntas las plantas de los pies con las rodillas abiertas (postura de rana) y sujetas por los tobillos y pies se elevan hasta acercarlos a la cara del bebé. Con estos últimos ejercicios favorecemos la evolución motora y fortalecemos los músculos de piernas y caderas.