Actividad1.- Es aconsejable que el adulto y niña o niño tenga siempre la misma postura a la hora de su alimentación para que la vaya asociando.

2.- Si la niña o niño no succiona, acariciar sus labios con una toallita o algodón húmedo.

3.- Si la niña o niño no succionan el pecho de la madre, podemos frotar suavemente la mejilla de delante hacia atrás, o dar suaves pellizcos en los labios de la niña o niño.

Consejos:

a) Antes de dar el biberón a la niña o niño, debemos comprobar que el chupete o tetina de este tengan la forma y el tamaño adecuados, para así evitar que la niña o niño absorba demasiado aire. Comprobar si el orificio de la tetina es suficientemente ancho.

b) Si la niña o niño deja de succionar a la mitad de la toma, colocar en posición vertical para que pueda expulsar el aire antes de continuar con la toma.

c) Durante el primer mes no conviene hablarle o distraerle durante la toma, más adelante se le hablará pausadamente y con calma.

Masajes: 1.- En los primeros contactos con el recién nacido, el padre o la madre pueden realizar caricias rítmicas y repetitivas desde la frente hasta la nuca, entre seis u ocho veces. Continuar acariciando desde la cabeza hasta los pies y desde el centro del cuerpo hacia las extremidades. Este masaje suave ayuda al recién nacido a regularizar el ritmo de respiración, relajar los músculos y estimular el funcionamiento intestinal y el sistema nervioso. 2.- Acariciar con el dedo la palma de la mano, desde el centro hacia los dedos. El recién nacido cerrará la mano apretando con fuerza como reflejo pero se ejercitará para la futura presión voluntaria. 3.- Dejar que juegue desnudo unos minutos, después acariciar desde la columna cervical hasta los pies con suavidad, mientras se la acaricia verbalmente con una canción de cuna o palabras amorosas. La temperatura de la pieza no debe ser inferior a 20 grados. 4.- Aprovechar el momento del baño o del cambio de pañal para que el padre o la madre sostengan en brazos al recién nacido, en contacto piel con piel, y pueda sentir el calor, olor corporal y los latidos del corazón.